Semilla nº 461-10-09-2017- XXIII Domingo del Tiempo Ordinario

El Señor nos habla que él nos ha hecho como  soldado centinela,  de protector, que tan solo con su Palabra hace mover montañas y a la vez nos corrige con las cosas que a diario comentemos con error propio, y que corrijámonos a la vez, y a nuestro  hermanos e hijos ya que cada uno de nosotros le rendiremos cuenta propia. El Señor nos llama a ser parte de su rebaño que es lo que de forma firme nos ha dejado y nos dará la salvación y la vida eterna, por medio de vuestros corazones como el amor hacia los demás.

Y hermanos duros de corazones, que él es nuestro creador y el que nos da guía para escucharle y seguirle. El nos pone a prueba  para que estemos con Él, están las tentaciones aunque cumplamos su palabra, no hay forma que él nos corrija, solo cumpliendo con su mandamiento, lo que él nos manda que cumplamos,  el amar al prójimos como a nosotros mismos.

Este mandamiento se resume en el amor que él nos tiene, que si lo cumplimos será bendición, amor a plenitud con el amor de él. El nos enseña a ser considerados con nuestros hermanos y justos con ellos ya que el que nos manda a escucharlo y a obedecerlo porque donde hay dos o más reunidos en su nombre,   El está en medio de ellos. (Amen)

 

Julián Antonio Guerrero Espinoza

Coro voces del evangelio

Parroquia San José de Tipitapa

Tipitapa  (Managua)

Nicaragua


   	

Deja un comentario